martes, 1 de febrero de 2011

Ella, la doncella.



Le mandé una foto a mi novia para que me conociera, solo habíamos hablado por cartas antiguas enviadas en un ave de color verde, ahora que me conoce, espero que me pida matrimonio.
Renuncié a esta idea cuando esperé por 5 años con las esperanzas puestas en mis hombros, y vi pasar pájaros que se reían de mi. Ese día baje al río y pude divisar el cuerpo de una bella mujer que bajaba por la corriente con una carta en la mano. Me lancé al agua y le robe la carta a esa mujer sin vida. Era yo. El más lindo del mundo.

1 comentario:

Bárbara ಠ_ಠ dijo...

Puta que me gusta este cuento, one of teh best amigo <3

ಡ_ಡ